SANTA ROSA: SANGRIENTO TIROTEO SE COBRÓ LA VIDA DE DOS FEDERALES Y UN PENITENCIARIO

SANTA ROSA: SANGRIENTO TIROTEO SE COBRÓ LA VIDA DE DOS FEDERALES Y UN PENITENCIARIO

Comparta Esta Noticia:

Ocurrió en un complejo de departamentos de la calle José Ingenierios al 1.100. Todos eran vecinos: el penitenciario irrumpió en el departamento de los efectivos disparando con una escopeta.

Un agente del Servicio Penitenciario Federal mató a dos policías federales, que eran vecinos suyos, y luego se quitó la vida. Ocurrió esta madrugada, alrederor de la hora 6, en un complejo de departamentos en la calle José Ingenieros al 1.100, a metros de Lope de Vega.

Hubo unos 17 disparos de revólver y escopeta. Los cuerpos fueron encontrados por personal de la Federal que asistió al lugar tras un llamado advirtiendo de disparos.

Los federales son el oficial ayudante David Garnica (20 años, oriundo de Tucumán) y el subinspector Gabriel Díaz (21, jujeño). El guardiacárcel fue identificado como José Pablo Martínez (43), oriundo de Santa Rosa, que vivía solo en el lugar.

Entre la noche del sábado y la madrugada del domingo, hubo una fiesta en la vivienda de los federales. A las 3 de la madrugada, Martínez habría llamado al 101 reclamando por los ruidos molestos. Un móvil de la Seccional Tercera estuvo en el lugar no constató anomalías.

Esa versión surge de un informe de la Policía Federal que trascendió durante las últimas horas. Allí además se da cuenta que el departamento era alquilado por Díaz y que a las 6 de la mañana hubo otro llamado al 101, realizado por un vecino, donde se advertía de cinco disparos de arma de fuego.

Al lugar llegaron en primer lugar dos ayudantas y un cabo de la Federal, ya que ni Díaz ni Garnica respondían en sus teléfonos celulares. Una de las mujeres fue la que entró al departamento y se encontró con sus compañeros sin vida.

En ese momento llegó personal de la Policía provincial, que encontró el cuerpo de Martínez en sus vivienda de la planta baja. Estaba sentado, muerto, con un disparo en el abdomen producto de un escopetazo.

Martínez, además, tenía dos disparos de 9 mm en el abdomen. Los federales tenian un escopetazo cada uno: uno lo tenía en la base de la columna y otro lo tenía en la espalda, a la altura del hombro.

Aunque en principio fuentes policiales habían informado que hubo una pelea previa, los hechos se habrían desencadenado cuando Martínez irrumpió en el departamento con su escopeta y abrió fuego contra Garnica y Díaz.

Hubo un intercambio de disparos. El penitenciario mató a los dos federales, pero fue herido. Después volvió a su vivienda y se quitó la vida.

Los investigadores secuestraron dos pistolas 9 mm de los federales, de las cuales se uso solamente una: en el cargador quedaban cuatro o cinco balas de un total de 16, además de una en la recámara. Los investigadores presumen que el que disparaba no pudo seguir haciéndolo y fue alcanzado en la espalda por un escopetazo. Y que el otro federal iba a buscar el arma para defendese.

La fiscala Selva Paggi, de la Oficina de Delitos contra las Personas, está a cargo de la investigación. Se hizo presente en el lugar e informó que “hubo un intercambio de disparos, pero todo es materia de investigación”. Fuentes policiales aseguraron que había registros de 17 disparos en el lugar del hecho, entre impactos y vainas servidas.

En el lugar, cerca de las 11 horas de la mañana del domingo, había un gran revuelo. Llegaron varios policías federales, entre quienes se encontraba la jefa de la delegación Santa Rosa, Alicia Benítez. Se abrazaron y algunos lloraron al enterarse de lo ocurrido.

Hubo un gran despligue en el lugar. Estuvieron funcionarios de la Policía provincial, de la Policía Federal y de la Procuración General, como el secretario Horacio Di Nápoli.

FUENTE: EL DIARIO DE LA PAMPA

Recomendados para Usted

Comentarios