8 DE MARZO, DÍA DE LA MUJER

8 DE MARZO, DÍA DE LA MUJER

Compartir esta Noticia

Por Francisco Barifi

Por la misma razón por la que no le decimos “feliz día” a un practicante del judaísmo en el Día Internacional de Conmemoración en Memoria de las Víctimas del Holocausto, ya no le decimos “feliz día” a una mujer cada 8 de marzo. La fecha de hoy encontró su lugar en el calendario a partir de la tragedia que en 1909 le costó la vida a 129 mujeres; incendiadas en el interior de la fábrica para la que trabajaban en Nueva York, mientras luchaban por la reducción de su jornada laboral y por salarios iguales a la de sus compañeros varones. La función política de esta fecha no es otra, por lo tanto, que la de señalar las injusticias y falta de derechos en un mundo, el occidental, en el que hace tan solo algunas décadas la mujer no votaba ni iba a la universidad, en el que no podía divorciarse ni, por supuesto, decidir cuándo ser madre.  

    Más de cien años de lucha pasaron. Ahora las mujeres de nuestro país se preparan para las marchas y concentraciones que organizaron para el día de mañana en múltiples ciudades de la Argentina, incluida Azul. Aunque la relación entre los discursos políticos y la realidad sea compleja y no siempre transparente, para muchas mujeres fue alentador que el miércoles pasado, 4 de marzo, en la charla de apertura de La Semana de la Mujer Trabajadora en el CCK (Centro cultural Kirchner), el presidente Alberto Fernández haya dicho: “me tocó el privilegio de ser el presidente donde esto está sucediendo. No es algo que hago yo, lo hace la sociedad argentina. Lo hacemos todos. Es una decisión de todos, todas y todes. Es maravilloso y son las epopeyas que debemos celebrar. No hay nada más injusto que la desigualdad».

    Dos días más tarde, el viernes 6 de marzos, en la reinauguración de El Salón de las mujeres argentinas en la Casa Rosada (que durante el Macrismo, como recordó Santiago Cafiereo, fue desarmado y convertido en un call center), la ministra de Mujeres, Géneros y Diversidad, Elizabeth Gómez Alcorta recordó: “la inauguración original fue encabeza por la primera mujer electa presidenta de la historia argentina, que decidió montar e inaugurar este hermoso salón para conmemorar a las mujeres del Bicentenario, gente que con sus luchas y sus raíces nos parieron a todas y nos siguen pariendo, nos antecedieron en las luchas por más derechos”.

    La ministra, junto con la socióloga Dora Barrancos, se había encargado días antes de la capacitación obligatoria en temáticas de género y violencia contra las mujeres a la cual se sometió el senado entero, tal como lo establece la Ley Micaela, sancionada en 2018.   

    Además de haber vuelto a su lugar los retratos de Mercedes Sosa, Victoria Ocampo, Eva Perón, Cecilia Grierson, Mariquita Sánchez de Thompson, Juana Azurduy, Tita Merello, Paloma Efron, Aimé Paine, Alicia Moreau de Justo, Lola Mora, Alfonsina Storni, las madres de Plaza de Mayo, las madres de Malvinas, María Elena Walsh y María Florentina Gómez Miranda a las paredes del Salón de la Mujeres Argentinas del Bicentenario, fue inaugurada la Sala de las mujeres, géneros y diversidad con los retratos de tres grandes referentes en la historia de la comunidad LGBTI+ de nuestro país: el escritor Néstor Perlongher, el militante Carlos Jáuregui y la militante Lohana Berkins.

    Los múltiples retratos en la sala evocan algunos de los rugidos emancipatorios más fuertes entre nuestros referentes femeninos. El de Alfonsina cuando en uno de sus poemas escribió:  Polvo de oro en tus manos fue mi melancolía;/ Sobre tus manos largas desparramé mi vida; / Mis dulzuras quedaron a tus manos prendidas; / Ahora soy un ánfora de perfumes vacía. / Cuánta dulce tortura quietamente sufrida, / Cuando, picada el alma de tristeza sombría / Sabedora de engaños, me pasaba los días/ ¡Besando las dos manos que me ajaban la vida! A través de Tita, cuando nos hizo reír al decir: “Al machismo no lo conozco, para nada. Porque a quien llegaba a mi vida y se ponía en machista yo le decía ¡raje, raje!”. Hasta llegar a Ofelia, la legisladora más joven en nuestra historia, que ahí estaba sentada en la inauguración de la sala. El día anterior en la legislatura había señalado que marzo lleva más muertas por femicidios que días, pero tambien recordó que “el lunes hay un paro mundial. Espero compañeras verlas a todas en la plaza. Llegó la hora de conquistar nuestros derechos, así que ahí estaremos, por las que mataron, por las que se llevó la trata, por las reventadas y por las que se organizan”.

Comentarios