ASÍ FUE LA PRIMERA JORNADA DE LA 17° MUESTRA AGRÍCOLA, COMERCIAL E INDUSTRIAL DE RIVADAVIA

ASÍ FUE LA PRIMERA JORNADA DE LA 17° MUESTRA AGRÍCOLA, COMERCIAL E INDUSTRIAL DE RIVADAVIA

Compartir esta Noticia

POR PATRICIA SÁNCHEZ | Sin lugar a dudas que la primer charla dentro del marco de la 17º Muestra Agrícola, Comercial e Industrial de Rivadavia, fue todo un éxito, no solo por el marco de publico, sino por las emociones que genero, la lección de vida y superación que enseño, el demostrar que la falta de amor y el abandono que sufre un niño puede marcar la vida para siempre, hasta llevarlo dentro de una cárcel…

EL PASE dejo muy en claro que si la sociedad usa la empatía, la exclusión no existe, pero como aun no puede evitarse, existen personas que brindan nuevas oportunidades, y personas que las aceptan.
EL PASE es una ejemplo de inclusión, de amor al prójimo, de oportunidad, de inserción, de superación…, pero por sobre todas las cosas, UN EJEMPLO DE AMOR…!!!

La Sociedad Rural de Rivadavia entrego al finalizar la charla, una pelota a cada institución deportiva del distrito: Liga del Oeste, Independiente de González Moreno, Social de González Moreno, Racing de Fortin Olavarría, Jorge Newbery de Fortín Olavarría, Barrio Norte, Atlético Rivadavia, Club Social y Deportivo Independiente, Sansinena Fútbol Club y Unión de Roosevelt.

La primer jornada de la Muestra tuvo otras dos charlas especificas. El Gerente del Banco Santander Rio sucursal General Villegas, Gerardo Barbero Merlo, hablo sobre «Agronegocios e Inteligencia Emocional aplicada a Equipos de Trabajo», mientras que el Ingeniero Agrónomo Esvelio Vergez, lo hizo sobre «manejo de rodeos de crías – Entore precoz de vaquillonas.

Antes de que la lluvia se asomara, pudo desarrollarse el PATIO DE FOLCLORE con la conducción de Walter Sosa en el escenario principal de la Sociedad Rural. Allí actuaron Sergio y Jorge Gallo, Atilio Astorza, Eulogio Leiva, Carlos Monasterio, Carlos Devia, y bailaron Danza Folclórica Tradicional Mirta Vieyras, Silvia Fuentes, Luis López y Ernesto Orona.

 

Comentarios