“EL CONSUMO EMPEZÓ EN LA ESCUELA SECUNDARIA, ES POR ESO QUE LA COMUNIDAD DEBE ESTAR ALERTA”

“EL CONSUMO EMPEZÓ EN LA ESCUELA SECUNDARIA, ES POR ESO QUE LA COMUNIDAD DEBE ESTAR ALERTA”

Comparta Esta Noticia:

La vida de Abel Crespo cambió hace tiempo. Pasaron más de 8 años desde que descubrió que Agustín, uno de sus hijos, era adicto a la cocaína. Desde ese momento hasta el día de hoy su camino ya no fue igual.

El 19 de agosto de 2018 la ciudad de General Pico, donde vive la familia Crespo, se conmocionó con la noticia de que Agustín Crespo, de 25 años, había sido hallado sin vida en una departamento de la ciudad pampeana.

EL DATO: Abel Crespo es un reconocido docente de la Universidad Nacional de La Pampa que desde hace 26 años trabaja en la Facultad de Ingeniería. Este domingo estará participando de un taller sobre adicciones en el galpón de La Comunitaria donde se presentará la obra “De esto SÍ se habla”. Sobre esta puesta teatral, Crespo comentó “es fabuloso que hace La Comunitaria, debe ser apoyada por todas las instituciones de América. En la obra vi el camino que hizo mi hijo, lo veía a Agustín. En este tema no puede haber ideologías, es una cosa en la que debemos trabajar en conjunto”.

NOTA RELACIONADA: IMPORTANTE JORNADA SOBRE ADICCIONES EN LA COMUNITARIA

En una entrevista con el programa radial Punto y Aparte Abel Crespo contó su experiencia de tener un hijo adicto y cómo hoy trabaja para salvar la vida de otros jóvenes.

18/8/18 – 8 AÑOS HACIA ATRÁS

“Fue un proceso de 7 u 8 años donde lo acompañé en todo lo que pude hacer. Como toda familia empezamos a vislumbrar la problemática, primero no queríamos creerlo, que no nos estaba pasando a nosotros y por ahí tomamos decisiones que no eran las adecuadas. Siempre lo compartimos en familia, nunca lo abrimos, eso fue un error. Fue internado 3 veces, la última en Córdoba” cuenta Crespo y agrega con dolor “no sé porque motivo en febrero de 2018 lo veía venir, por primera vez en 26 años me tuve que tomar una licencia, estuve con él hasta el día que falleció. La cocaína es la muerte, no la muerte directa porque hay herramientas, cosas que se pueden hacer, centros que funcionan muy bien. Desde la Justicia Civil y Comercial y la salud pública también se pueden hacer cosas”.

“Comenzó a consumir antes de los 19 años. El consumo empezó en la escuela secundaria, es por eso que la comunidad debe estar alerta. Él me lo dijo y luego me lo confirmó un compañero que vino a darme el pésame. En la escuela secundaria, ahí adentro empezó el consumo. Uno manda a sus hijos a estudiar y está tranquilo, pero la droga al menos en Pico, está metida adentro de las escuelas. Este tema tiene que ser transversal a todos, le puede tocar a cualquiera” detalló.

“Es una cadena, primero es lento, empiezan con episodios de alcohol, después sigue marihuana y después es como una escalerita, otras drogas más pesadas, cocaína, LSD y muchas cosas que andan dando vueltas. A los 19 lo interné por primera vez, cuando te dicen que van por una etapa, ya pasaron a la otra, quieren minimizar. Para sentir el mismo grado de satisfacción en el cerebro cada vez necesitan dosis mayores. Siempre es mejor detectarlo al inicio, con el alcohol, en el inicio es mucho más fácil el abordaje” explicó Crespo quien también remarcó que esto destruye a la familia, que generalmente se encierra. Además subrayó que los fines de semana son los peores, “no sabía cómo iba a volver, vivís con el corazón en la boca. Cuando consumía era otro chico, él era muy bueno, tenía habilidades para  las artes, pero al consumir era otra persona, se manifestaba a través de la agresividad”.

18/8/18 – NUEVE MESES HACIA ADELANTE

“Mi hijo Agustín falleció el año pasado debido a su relación con las adicciones. Es algo que va ganando espacio lamentablemente, se ha convertido en una pandemia. La sociedad actual parece no reaccionar. Trato de ayudar a otras familias que pasan por lo mismo, se puede ayudar muchísimo. Se debe abrir desde la salud púbica, de la Justicia. Hablo de la Justicia Civil y Comercial, que es cuando los chicos necesitan ser internados compulsivamente” dice Crespo quien antes de la muerte de su hijo pidió a un juez pampeano que intervenga para internarlo en un centro de adicciones, algo que fue denegado por el magistrado.

“Si bien la cocaína mata, se pueden rescatar a muchos pibes y pibas. En mi caso me tocó lo peor. Hoy tengo esperanza por muchos chicos que hoy tienen problemas. Hay gente que sale, el secreto es no encerrarse. Después de lo que me pasó veo todo mucho más claro. Mi camino es que sea destituido el Juez que me denegó la internación compulsiva. Después de toda esta desgracia estos mismos jueces que le negaron la posibilidad a mi hijo están fallando de manera contraria, es decir, otros pibes tienen la oportunidad que mi hijo no tuvo. A mí el juez nunca me recibió, no conoció a mi hijo, ni a la mama, falló siempre en contra de la internación compulsiva. Ahora, el mismo juez, afortunadamente ya ha firmado restricciones de capacidad de muchísimo chicos, a partir de lo que pasó con Agustín. Si no hubiese habido un Agustín hubiese seguido del mismo modo con más chicos muertos.” subrayó.

“Fue terrible, perder un hijo solamente lo puede describir solamente quien padece algo así, de otro modo no se puede comprender el dolor. Uno hace cosas para paliar ese dolor, en mi caso ayudo a otra gente y eso me hace sentir bien, ayudando a otros Agustín, aconsejo dentro de lo que puedo hacer. Conozco más o menos los vericuetos de este tema” contó.

ESCUCHÁ LA NOTA COMPLETA

TE PUEDE INTERESAR

Comentarios