LA VIDA COMO EN UN VIDEOJUEGO

LA VIDA COMO EN UN VIDEOJUEGO

Compartir esta Noticia

 

Lic. Jorge Gayoso
Psicólogo
M.N.13.869 M.P.5.195

Hace unos días nos enteramos con mucha tristeza del FALLECIMIENTO en la provincia de Santa Fe de una niña de doce años (se llamaba Milagros) luego de realizar un reto viral de tiktok.

Todo indica que esta niña estaba realizando el “Blackout challenge” (desafío del apagón) peligroso reto viral que consiste en grabarse aguantando la respiración el máximo tiempo posible hasta el desmayo.

La práctica es FILMADA Y COMPARTIDA CON LOS DEMÁS quien resulta ganador es aquel que soporte más tiempo sin respirar ni desmayarse.

Sabemos que no es el único caso y que tanto en Argentina como en el resto del mundo estas prácticas (El reto de la Ballena Azul, el Rompebocas, El Abecedario del Diablo etc.) ya se han cobrado varias víctimas, sobre todo en menores que consumen estos contenidos SIN NINGÚN TIPO DE SUPERVISIÓN ADULTA.

Ahora bien, por otro lado sigo como casi toda la opinión pública, el juicio por el ASESINATO de Fernando Báez Sosa y la solicitud de JUSTICIA por este tremendo hecho.

Digo asesinato ya que la principal diferencia entre el homicidio y el asesinato es que el asesinato se considera una forma agravada del homicidio, es decir, el asesinato es un homicidio más grave por las circunstancias en las que se produce la muerte: mediante alevosía, ensañamiento o precio, recompensa o promesa”

Pido disculpas a los amigos abogados si en esta definición falta algún detalle técnico que agregar, seguramente muchos, pero a los fines de la reflexión que me propongo y les propongo hacer a los lectores considero que es suficiente.

Estos asesinos de Fernando tenían un grupo de whatsapp que se llamaba “El club del azote” en dónde se ponían de acuerdo para castigar a las víctimas elegidas y principalmente SUBIR LOS VIDEOS DE LAS PELEAS, que muy cobardemente realizaban de manera grupal, en manada, contra la víctima elegida.

Una de las palabras claves en ese intercambio de mensajes, después del asesinato a la salida del boliche de Villa Gesell fue CADUCÓ, refiriéndose a que Fernando había muerto después de la salvaje golpiza que le infringieron.

Entonces, y a modo de reflexión y sin caer en la repetida costumbre de echarle la culpa a las cosas como por ejemplo a la tecnología, considero que lamentablemente y ahí habría que poner el énfasis y haciendo por supuesto una MARCADA DIFERENCIA entre una niña menor, víctima de una situación que no supo manejar y los victimarios del crimen de Fernando, en poder pensar en una SIMILITUD ya que ALGUNOS CHICOS Y NO TAN CHICOS VIVEN LA VIDA COMO EN UN VIDEOJUEGO.

Casi como que después de discriminar despiadadamente a una compañera o a un compañero podemos volver al colegio, total no pasa nada.

Casi como que después de cualquier tipo de violencia podemos volver a casa, total no pasa nada.

Casi como que después de perder o quitarle la vida a otra persona pudiéramos reiniciar el juego y volver a jugar.

Quiero insistir en no caer, por ejemplo, en la simpleza de que la culpa es de los videojuegos (algunos me parecen muy interesantes y mis pacientes adolescentes me han enseñado a jugarlos).

Como dice un colega “La ruta no es peligrosa, el peligro es ese conductor en un auto a una velocidad desmedida”.

Dos casos muy diferentes, dos víctimas, Milagros y Fernando y una reflexión; LA VIDA NO ES UN VIDEOJUEGO, queda en nosotros los adultos mostrarles a nuestros hijos que la vida requiere respeto por el otro y sobre toda las cosas TODA ACCIÖN QUE UNO HAGA TIENE UNA CONSECUENCIA, BUENA O MALA Y LA VIDA SE PIERDE PARA SIEMPRE Y YA NO HAY MANERA DE RECUPERARLA.

 

 

 

 

 

 

,

 

 

 

 

Comentarios