«NO JUSTIFICO QUE MI MARIDO LE HAYA PEGADO, PERO SE VA A SABER TODO CÓMO FUE»

«NO JUSTIFICO QUE MI MARIDO LE HAYA PEGADO, PERO SE VA A SABER TODO CÓMO FUE»

Compartir esta Noticia
En una carta que compartió a Rivadavia Online en redes sociales la vecina Erika González brindó su relato sobre lo sucedido el pasado domingo por la tarde cuando su pareja Rodrigo Artaza agredió al agente de la GUM Luis Soto cuando este intentó secuestrar la moto en la que circulaban.
«Bueno, hoy voy a dar mi palabra…
Quiero aclarar que muchas de las cosas que se dijeron es mentira, que quedamos re ensuciados por la sociedad sin casis todo ser cierto. Pero yo ahora voy a hablar por mi y por mi marido.
Esa tarde no niego que no dimos unas vueltas con todo el grupo de motos porque si las dimos. Lo reconozco.
Cuando a mi marido se le paró la moto iba llevándola caminando, hacía media cuadra la llevaba y estaba entrando a ese taller para ver qué tenía, yo venía caminando por la parte de la estación de servicio mientras mi marido llevaba la moto. En eso veo que venían los zorros, sigo caminando mientas veía como ellos con su móvil encaraban a todos los chicos que en moto y les cruzaban el móvil queriendo provocar un accidente. Eso no se ve no?. Con eso no pasa nada? Si los chocan y los matan no pasa nada?. No porque siempre tapan todo. Bueno sigo, cuando se les escapan los chicos de la moto y ven que mi marido iba entrando al taller automáticamente frenan el móvil y se bajan corriendo para sacarle la moto y ahí fue cuando Rodrigo le pegó. Sé que estuvo mal pero también quiero aclarar que no es como el agente Soto dijo, que él agarró la moto y Rodrigo le pegó de atrás, claramente se ve que él iba corriendo y Rodrigo le pegó de frente. En eso yo salgo corriendo para el galpón y cuando llegó le digo al compañero del agente el Sr. Ustari que no lo empuje. También aclaro que decían que yo le amagaba con la cerveza. La cerveza estaba vacía, no íbamos tomando porque íbamos a comprar una y en ningún momento se ve que yo estoy queriendo pegarle con el envase, que quede claro. Y otra cosa que no dijeron fue que su compañero Ustari nos decía que nos fuéramos a casa tranquilos y por eso agarramos la moto y nos fuimos como si nada como se ve en el video porque fue el mismo Ustari el que no dijo dejen la moto que queda secuestrada o algo por el estilo, al contrario dijo que nos vayamos. Por qué no dicen la verdad, no justifico con nada que mi marido le haya pegado, pero se va a saber todo cómo es.
Y también aclaro que mi marido no le pegó en el ojo provocándole esa herida, él le pegó una piña en la boca y el agende se desmayó al caer se ve que con sus lentes se provocó la herida o con los escombros que había en la entrada al galpón. Pero jamás le pegó en el ojo ni nada, no voy a justificar que estuvimos mal y que nos vamos a hacer cargo de las consecuencias pero me voy a encargar de que todo se sepa cómo fue y no con tantas mentiras de por medio».

Comentarios