PERO… ¿QUÉ SON LOS ALIMENTOS FUNCIONALES?

PERO… ¿QUÉ SON LOS ALIMENTOS FUNCIONALES?

Compartir esta Noticia

Por Lic. en Nutrición Patricia Vitale – Matrícula 7400 – IG @nutrisalud.america

Son considerados funcionales aquellos alimentos que contienen ciertos componentes que ejercen, sobre nuestro organismo, un efecto beneficioso más allá de su función nutritiva. Estos componentes, biológicamente activos, ofrecen la posibilidad de mejorar las condiciones físicas y mentales logrando tanto incrementar el bienestar general como reducir el riesgo de contraer ciertas enfermedades.

Pueden ser:

Alimentos habituales de nuestra dieta que contienen estos componentes beneficiosos para la salud de forma natural destacándose las frutas, hortalizas, legumbres, frutos secos y semillas que contienen fitoquímicos, antioxidantes, fibras y ciertas vitaminas y minerales. También se destacan los pescados de mar por su contenido en ácidos grasos esenciales Omega 3 beneficiosos para la salud cardiovascular.

Productos alimenticios modificados por diferentes procedimientos con el fin de lograr un alimento funcional con una finalidad específica.

Las modificaciones más habituales son el incremento de un componente natural de alimento, la adición de un componente que no forma parte del alimento naturalmente, la sustitución o eliminación de un componente con efectos adversos para la salud, modificación en la biodisponibilidad de algún componente del alimento para mejorar la asimilación de otro más beneficioso y/o una combinación de las posibilidades mencionadas.

¿Cómo son los alimentos funcionales?

Para que un alimento sea funcional debe presentarse en forma de alimento, no en forma de cápsulas, pastillas o polvos.

¿Existen alimentos funcionales que pueden ayudarnos a disminuir los molestos efectos del resfriado?

Los cambios de estación son sinónimo de resfriados, catarros y gripe y, como tal, siempre estamos en la búsqueda de la mejor forma de prevenir sus efectos.

Prevenir el resfriado comienza con una dieta equilibrada que incluya alimentos con propiedades antioxidantes, bactericidas y antivirales.

Esta dieta debe incluir alimentos ricos en vitaminas A, B, C y proteínas. Consumirlos refuerza el sistema inmunológico y ayuda a prevenir la aparición del resfriado, sus síntomas, e incluso, su duración.

¿Qué comer para prevenir el resfriado?

Ajo
Las beneficios del ajo para salud han sido reconocidos desde la antigüedad. Además de ser un alimento con propiedades antibacterianas, es un potente mucolítico, expectorante y antitusivo.

El ajo contiene Alicina, un antiséptico natural que combate la gripe y los procesos infecciosos. Además, reduce la congestión nasal. Si quieres potenciar su efecto, puedes combinarlo con limón, miel o cebolla

Calabaza

La calabaza refuerza el sistema inmunológico porque contiene beta-caroteno. Cuando este carotenoide es absorbido por el organismo, se convierte en Vitamina A, excelente para el sistema inmune.

Comer calabaza previene enfermedades del sistema respiratorio, ayuda a limpiar la mucosidad de los bronquios, los pulmones y la garganta.

Es ideal para prepararla en cremas, sopas, tartas o simplemente puedes dar rienda suelta a tu creatividad al momento de comerla.

Cebolla

La cebolla tiene dos componentes estrella que desinfectan las mucosas, alivian la congestión pulmonar y calman la tos: la cisteína y la quercetina. Gracias a ellos, la cebolla se convierte en el alimento perfecto para quienes sufren de asma, alergias, sinusitis, bronquitis y rinitis.

Consumirla regularmente ayuda a expectorar y a limpiar los pulmones. Una de las formas de usarla cuando tenemos un resfriado es picar una cebolla a la mitad y colocarla en la mesilla de noche, sus aromas ayudan a descongestionar las vías aéreas.

Granada

La granada tiene vitamina C y ácido fólico en buena cantidad, por esta razón, además de contar con un rico sabor, tiene muchos beneficios. Tiene propiedades antioxidantes, ayuda a reducir el dolor de garganta, las infecciones de oído y la fiebre. Puedes comerla sola, en postres o añadirla a las ensaladas.

Jengibre

Una cucharada de la raíz de jengibre tomada con agua hirviendo, una cucharadita de miel y unas gotas de limón hace milagros en los síntomas del resfriado. Esta raíz tiene propiedades antipiréticas, antibacterianas y analgésicas, además de mejorar el sistema inmune. Tambien, ayuda a aliviar las náuseas y el dolor de estómago

Huevos

Los huevos contienen zinc y selenio, minerales que ayudan a reforzar el sistema inmune. Por esta razón, es aconsejable incluir 2 o 3 huevos a la semana en la dieta, esto disminuirá los episodios de gripe.

Kiwi

Un kiwi contiene el doble de vitamina C que tiene una naranja, por eso, esta fruta es capaz de combatir enfermedades virales y bacterianas. Consumir una al día, cubre las necesidades diarias de Vitamina C en niños y adultos, y favorece la absorción de hierro. Además estimula el sistema inmunitario, previene infecciones y es un excelente antioxidante.

Legumbres

Las legumbres están colmadas de antioxidantes que combaten las toxinas que producen las infecciones. Los más representativos de esta familia son los garbanzos, las lentejas y las judías. Por esta razón, se les conoce como unos magníficos antigripales naturales.

 

Comentarios