¿QUÉ ES EL ORBITING, LA CRUEL TENDENCIA EN REDES SOCIALES?

¿QUÉ ES EL ORBITING, LA CRUEL TENDENCIA EN REDES SOCIALES?

Compartir esta Noticia

Es «la forma más cercana de estar alejados». La persona rompe un vínculo y no se comunica con el otro, pero likea sus publicaciones o les da un retuit. Cuáles son sus consecuencias a nivel psicológico.

Por Any Krieger

El universo virtual es el escenario donde las relaciones se expresan en todo su esplendor a la luz de una época donde pocos necesitan una pareja convencional. Las aplicaciones ofrecen un espacio donde los sujetos implicados no se hacen responsables de sus actos y es posible observar como el destrato cunde con más pasión que los actos de seducción, ternura y simpatía.

Las redes enturbian las relaciones entre las personas creando síntomas específicos tales como el ghosting, comportamiento de quienes cortan una relación desapareciendo y se convierten en fantasmas; o sea siguen merodeando al otro. Actualmente se observan personas que interrumpen el lazo, pero siguen las cuentas de aquellos con las que tenían el vínculo: retuitean publicaciones, las comentan, las likean. A esta conducta se la llama orbiting, es decir orbitar, mantenerse en la órbita, pero sin comunicarse con ese otro. Es un estado lo más cercano posible para estar alejado. Por supuesto que no es sin consecuencias. Esta situación provoca ansiedad, inestabilidad emocional y suma expectativas de reiniciar el vínculo.

La zozobra desarrolla síntomas tales como insomnio, angustia, inapetencia, hasta llegar a la depresión.

¿Pero qué es entonces lo que explica estas conductas? Se puede pensar en la necesidad de controlar a quien no queremos ni necesitamos. Con el psicoanálisis sabemos de la innata inclinación del hombre hacia lo malo, a la agresión, a la destrucción y con ello también a la crueldad. Y si la inclinación del ser humano hacia lo malo es innata, entonces deducimos que no es un producto de la educación o la experiencia del sujeto. Estas inclinaciones están presentes aún en aquellos sujetos en los que parece no figurar la crueldad.

Sin embargo, si logramos entender los mecanismos culturales y psíquicos detrás de la crueldad, podremos pensar en articulaciones que eviten su eterno retorno.

*Any Krieger es Licenciada en Psicología y psicoanalista. Miembro de la Asociación Psicoanalítica Argentina (APA).

Comentarios