SANTUARIOS, EL PARAÍSO DE LOS ANIMALES QUE IBAN A MATADEROS Y FUERON RESCATADOS

SANTUARIOS, EL PARAÍSO DE LOS ANIMALES QUE IBAN A MATADEROS Y FUERON RESCATADOS

Compartir esta Noticia

En la localidad de Abasto, La Plata, hay dos hectáreas en donde conviven más de 300 animales de granja, algunos de los cuales fueron rescatados cuando eran trasladados a mataderos o entregados por personas que iban a comerlos y se arrepintieron.

La escena, aunque no lo parezca, es bastante común: una familia compra una ternera para criarla y comerla en un festejo, pero las personas se terminan encariñando y después no se animan a matarla. Para esos casos, existen los «santuarios», espacios que promueven personas veganas y en donde se busca preservar a los animales de granja.

«Lo que hacemos, es lo que nos toca, es darle la vida que se merecen a los animales, devolverle un poco por todo el daño que le hicimos porque nosotros no nacimos veganos», le contó a DIB sobre la visión filosófica de estos lugares Melisa Lobo, una de las encargadas de «Salvajes», el santuario platense.

En las dos hectáreas de Abasto hay cabras mestizas (algunas fueron trasladadas de la República de los Niños de La Plata), chivos, vacas, toros, cerdos, gallinas, gallos, patos y gansos.

«La gran mayoría de los animales vinieron de casas, de familias que compraron para comerlos y después no se animaron a matarlos. Y bueno, acá los recibimos. También hay vacas y toros que saltaron de camiones cuando los trasladaban a mataderos. Los camiones jaulas son viejos, las puertas se abren y los animales saltan», explicó Lobo.

El santuario «Salvajes» se solventa con el aporte de $ 100 mensuales que dan las personas que deciden ser padrinos y madrinas de los animales alojados y su mantenimiento se lleva adelante con voluntariados, jornadas que se realizan los fines de semana en el predio.   

«Trabajamos con veterinarios y con la Facultad de Veterinaria (de la Universidad Nacional de La Plata). De cualquier manera, si los animales se alimentan bien, están hidratados y tienen sombra, se enferman menos», afirmó Lobo sobre los cuidados.

Los «santuarios» son distintos a otros lugares que albergan animales (zoológicos y granjas, por ejemplo) porque no buscan un beneficio económico de esta situación. «Salvajes», a cargo de cuatro personas, solo puede ser visitado por los padrinos y madrinas, y por aquellas personas que llevaron a los animales que están alojados. 

Uno entre pocos

Los santuarios de animales aún escasean. En España, por mencionar un caso, hay alrededor de 50. Y en Argentina son seis, cinco de los cuales se encuentran en la provincia de Buenos Aires: General Rodríguez (el más antiguo), Pilar, Punta Lara (Ensenada), Abasto (La Plata) y Tandil. El restante está en Córdoba. En las demás provincias no hay establecimientos de este tipo. 

«Lo que hacemos es retribuir, darle una buena calidad de vida y el cariño que no tuvieron y que no tienen resto de la población del mundo de los animales», sostuvo Lobo. (DIB) MT

 

Comentarios