“SIGAN ADELANTE, EL NO NO EXISTE, EL NO SE TRANSFORMA EN UN SÍ”

“SIGAN ADELANTE, EL NO NO EXISTE, EL NO SE TRANSFORMA EN UN SÍ”

Comparta Esta Noticia:

La voz de Martín Bazán se quiebra cuando recuerda algunos momentos de estos últimos 4 años de su vida. Las dificultades enfrentadas no han hecho más que fortalecer y unir a su familia. Ya nada será igual luego de la operación de su pequeño hijo Santiago.

Todo comenzó más de dos años atrás, cuando mediante estudios se corroboró que Santiago sufría de hipoacusia, que es la pérdida de la capacidad auditiva, en su versión bilateral. Desde ese momento Martín y su esposa Natalia Acosta sólo tuvieron un objetivo, conseguir el costoso implante coclear que necesitaba su hijo para poder escuchar.

EL DATO: el implante coclear es un producto sanitario implantable activo de alta tecnología que consiste en un transductor que transforma las señales acústicas en señales eléctricas que estimulan el nervio auditivo. Estas señales son procesadas mediante las diferentes partes que forman el implante coclear, algunas de las cuales se colocan en el interior del cráneo y otras en el exterior. Ayuda a las personas a escuchar y puede ser utilizado para personas sordas o que tengan muchas dificultades auditivas. No es lo mismo que un audífono, pues es implantado quirúrgicamente y funciona de manera diferente.

Desde su nacimiento Santiago tuvo algunos problemas que hicieron que estuviera internado por mucho tiempo y que quedara expuesto a un retraso madurativo. Sus padres, relacionaban en un principio su nula audición a esto, pero luego de los estudios realizados pudieron conocer el diagnóstico concreto y empezar una batalla con IOMA, que terminó con la presentación de una recurso de amparo y la obligación de que el implante esté disponible.

Todo este trayecto de idas y vueltas en IOMA tuvo un acompañamiento vital para la familia Bazán, los empleados locales del ente provincial y los médicos que fueron atendiendo al niño, además de familiares y allegados.

Hace algunos días los doctores Pablo Mallaviabarrena y Daniel Orfila colocaron el implante en Santiago en la clínica La Pequeña Familia de Junín. La operación duró más de 3 horas y fue exitosa.

De izq. a derecha: Martín Bazán, Dr. Pablo Mallaviabarrena, Santiago, Natalia Acosta y Dr. Daniel Orfila.

“Parecía que no estábamos preparados para enfrentar esta lucha, pero con fe las cosas se consiguen. Se nos cruzó mucha gente buena gracias a Dios. El implante tiene un valor de 32.500 dólares, IOMA no quería pagarlo. Presentamos un recurso de amparo. Una vez la municipalidad trajo a un abogado especialista en discapacidad, ese hombre nos abrió la mente. Los chicos de IOMA de acá, hacen lo que pueden, estoy muy agradecido a ellos. Por suerte el Juez falló para nosotros y obligó a IOMA  a pagar” contó Bazán.

Luego de ser operado Santiago debe seguir un proceso donde se le activará y calibrará el implante para lentamente comenzar a escuchar.

“Quiero agradecer a la gente que Dios puso delante nuestro. Al Dr. Pablo Mallaviabarrena que aún no cobró por la operación. Sigan adelante, el no no existe, el no se transforma en un sí” culminó Bazán.

AGRADECIMIENTOS: el padre de Santiago tuvo palabras de agradecimiento hacia el personal de IOMA local, el abogado Juan Pablo Sallaber, los doctores Pablo Mallaviabarrena y Daniel Orfila, y al Dr. Néstor Policano, a la fonoudióloga Gilda Montero.

TE PUEDE INTERESAR

Comentarios