“SIGO TODOS LOS PROTOCOLOS A RAJATABLA DESDE EL DÍA 1, ESO NO QUIERE DECIR QUE NO ME VAYA A CONTAGIAR, LE TENGO MÁS MIEDO  A LA CALLE QUE AL HOSPITAL”

“SIGO TODOS LOS PROTOCOLOS A RAJATABLA DESDE EL DÍA 1, ESO NO QUIERE DECIR QUE NO ME VAYA A CONTAGIAR, LE TENGO MÁS MIEDO  A LA CALLE QUE AL HOSPITAL”

Compartir esta Noticia

En una entrevista en el programa radial Punto y Aparte la enfermera y Coordinadora del Área de Aislamiento del Hospital Municipal de Rivadavia Alejandra Molina contó detalles del trabajo diario que realizan desde el inicio de la pandemia por Covid-19.

Junto a Judith Sabino, Molina coordina el área de aislamiento donde además trabajan los enfermeros Lili Iglesias, Roxana González, Bety Acevedo, Anita Dreschers, Patricias Sánchez, Rosario Laserre y Julio Jaimerena.

CAMBIOS EN EL HOSPITAL

“El hospital sufrió una transformación terrible, todo lo que es terapia intermedia, nursery, pediatría y maternidad, hoy, es aislamiento. Cada vez que entramos estamos 8 horas ahí adentro y tenemos contacto por teléfono con el resto del personal del hospital” contó Molina.

“Desde marzo el hospital armó un protocolo de cómo trabajar, desde protección personal hasta el recibimiento de pacientes. Cuando un paciente llega a aislamiento le decimos cómo será la internación, le enseñamos a tomarse la temperatura, a utilizar el oxímetro, para no tener que estar entrando todo el tiempo, obviamente que si un paciente requiere nuestra presencia entramos las veces que sean necesarias” explicó.

EL PRIMER CASO COVID-19

“El primer paciente ingresó por insuficiencia respiratoria, 48 horas después supimos que tenía covid, a su ingreso se habían seguido todos los protocolos. Por ahora hemos tenido tiempo de tener un paciente por habitación. Toda persona con síndrome febril, insuficiencia respiratoria va aislamiento y se la hisopa. Dentro de aislamiento hay una zona roja donde están los positivos y otra donde están las personas que no fueron confirmadas” expresó y se refirió a lo que observa de la soledad de los pacientes aislados “es durísimo, sólo tienen algún contacto con la enfermera o el médico cuando pasa. Al principio, cuando se informa a un positivo, son muchas preguntas y después la ansiedad de volver a su casa y a la vida diaria”.

LOS CUIDADOS

“Hace unos días nos hicimos test rápidos y gracias a Dios todos estamos bien, hablamos entre nosotros, le tengo más miedo a la calle que al hospital. Acá nos cuidamos entre todos, luego de ingresar a aislamiento se tira toda la ropa, educamos al paciente para no tener que ingresar muchas veces, si bien tenemos los elementos, también tenemos que cuidar el uso” manifestó.

EL DATO: Según contó Molina en las 4 camas de terapia intermedia hay respiradores y hace unos días se sumaron 2 más, uno adquirido por el Municipio y otro enviado desde Provincia.

CUIDAR A LOS MAYORES

“Los más perjudicados son los mayores y los primeros perjudicados fueron mayores, es una satisfacción cuando se van a casa recuperados o a terminar el tratamiento” indicó.

MIEDO A CONTAGIARSE

“No  tengo miedo por mí, sigo todos los protocolos a rajatabla desde el día 1, eso no quiere decir que no me vaya a contagiar, le tengo más miedo  a la calle que al hospital” contó.

LA LLEGADA DEL VIRUS Y UN MENSAJE A LOS VECINOS

“Nunca pensé que lo íbamos a tener acá, cuando empezamos con la formación y capacitación, aparecieron los protocolos, dije esto es en serio. Todos los días hay nuevas informaciones, es todo prueba, no es una patología común para la que hay un medicamento” explicó

Sobre el final se dirigió a la comunidad diciendo “no se reúnan, no compartan mates, vajilla. Respeten la distancia, lávense las manos”.

 

Comentarios